Llevamos tiempo con una idea rondándonos por nuestras cabecillas (y las de más amigos). Ese pensamiento tiene que ver con el movimiento maker que tiene su máxima expresión en los fablabs que son espacios de fabricación de objetos a escala personalizada. Estos laboratorios funcionan como una red global cuya misión es proporcionar herramientas creativas a los individuos y son ellos, los usuarios, quienes se encargan de documentarse y aprender por sí solo como crear las piezas.

1

 

La tecnología que nos podemos encontrar en un fablab va más allá de las impresoras 3D, que aunque son el elemento icónico por excelencia, no es el único. Los escaners 3D, placas de Arduino, plotter, máquina CNC…. 

Pero el verdadero impulso de estos espacios innovadores está en la colaboración y en la enseñanza común entre los miembros del Fablab que compartirán recursos y formas de hacer.

Hace unos días en Vigo, nos reuníamos con otros emprendedores con el propósito de establecer alianzas que nos lleven a crear una posible asociación proFabLab para la ciudad. De esta charla salieron aspectos positivos que creemos que se aportaría a Vigo si un laboratorio digital como éste se pusiera en marcha:

 

  • acercamiento y facilidad de uso para nuevas generaciones
  • combatir la brecha digital mediante el acceso libre a las instalaciones
  • generar conocimiento para sacar adelante cualquier idea o proyecto

 

El ejemplo de metodología ‘learning by doing’ utilizado en el proyecto Weeelabs es uno de los que podría impregnar el camino para la apertura de  FabLab como comunidad colaborativa. En Weeelabs ya estamos aprendiendo con jóvenes en riesgo de exclusión, los beneficios sociales de trabajar en red, aprender de igual a igual y la facilitación de labores que aumenten su autoestima.

Y vosotros, ¿os animariáis a participar? Mandarnos ideas de perspectivas que tengáis para el FabLab en Vigo.

ImpactHubVigo