Octubre fue el mes en el que co-organizamos con ECO4Clim la Semana Global de la Economía Verde y el Movimiento por el clima. Con actividades en 14 países y 21 ciudades de todo el mundo, la red Impact Hub acogió acciones en los Impact Hub de Tokio, Madrid, Lisboa, Phnom Penh, Yerevan, Lisboa, Barcelona, Madrid y Vigo.

La jornada en nuestra ciudad contó con los Premios Campeones del Clima, cuyos ganadores fueron Revertia en la categoría de PYMES y Juan Paredes en la ecoemprendedores.

Paralelamente se desarrolló un Laboratorio de Innovación Climática en dos fases con el fin de combatir y ayudar a mitigar los efectos del cambio climático, ya que solo la cooperación y el compromiso de los distintos agentes sumarán esfuerzos para identificar los retos a los que nos enfrentamos como comunidad local.

El diseño de soluciones continua en marcha en base a las ideas y oportunidades globales que surgieron:

  • Organizaciones que informen sobre cuestiones energéticas
  • Nodos de intercambio de mercancías para evita el tráfico de camiones en las ciudades
  • Huertos urbanos que funcionen tanto como zonas verdes
  • Explorar nuevas tecnologías y nuevas vías para el ecoturismo
  • Iniciativas que impulsen el reciclado y la mejora de la gestión de residuos.
  • Economía colaborativa en torno al transporte

Aún así, las debilidades que se vislumbran en el contexto siguen siendo grandes:

  • Cultura de gran consumo de plásticos
  • Polución del aire y ruido debido al tráfico
  • Falta de sensibilización emocional por fallos educativos
  • Financiación insuficiente para ecoemprendedores
  • Corrupción y oligopolios

La ambición de emprendimiento social llevó a ciudades como Berlin o Reading proponerse objetivos de alto impacto para sus comunidades, materializándose en estrategias e iniciativas:

La primer localidad se marcó el reto de descarbonizar por completo la ciudad para 2020 mediante la estrategia de construir laboratorios para la innovación climática en los barrios, así como un nuevo think tank “C0B1”, paralelo al COP22

Para 2050, la ciudad inglesa se propone que el agua, la tierra y el aire estén completamente limpios para frenar el aceleramiento del cambio climático. Otras iniciativas que llevarán a cabo serán prohibir del fracking y los pesticidas de Monsanto.

Y por nuestra parte, estamos montando como grupo informal un laboratorio para el cambio climático para afrontar los retos del entorno que nos rodea.

El acuerdo alcanzado en Paris lanzó a instituciones, empresarios, inversores, industrias y emprendedores el mensaje de que el mensaje de que una economía baja en carbono e impulsada por energías limpias es ya una prioridad para todos los Estados y agentes económicos y políticos. No hay vuelta atrás.

 

ImpactHubVigo